Hummus

Hummus

Lo primero que intente cocinar de la comida libanesa fue hummus. Fue hace tiempo en la primera casa donde vivimos juntos con mi marido en donde la cocina estaba dentro de un ropero. Decir que me salió horrible seria casi un cumplido. Varias explicaciones: número uno era que nunca había probado hummus (¡si ya se soy rara!) y numero dos es que no tenia el material adaptado, solo una minipimer que no alcanzo.
Hummus
Fue una experiencia traumática. En serio, no se rían. Escuchar que algo que había hecho era incomible me marco. Y por mucho tiempo deje al hummus tranquilo. Hasta que me compre una procesadora (me mude y ahora la cocina salió del ropero y tenia lugar para guardarla😊) y volví a intentar. La ocasión especial era el cumpleaños de M. Annous y la audiencia llena de libaneses que serian los jueces de mi hummus. Nervios por mil.
Nota: cuando cocino para gente es casi regla que no como y me la paso mirando sus caras buscando indicios; ¿le gusto o no le gusto? Y así paso la noche. Estresada bah. Escribo esto y me rio de mi misma.
Hummus
Puedo decir que aquella noche me fui a dormir contenta. El hummus un hit. Los amigos libaneses habían aprobado mi receta. Incluso sin ajo. Si como leen, mi hummus es sin ajo porque si no, no puedo dormir de lo pesado que me cae. Si ustedes prefieren con los agregan. Sepan que sin es delicioso también. Ah, y le agrego za’aatar por encima (idea que le copie a mi amiga Laura) y queda para chuparse los dedos. En el Líbano lo sirven solo con aceite de oliva así que esta riquísima mezcla de especies es opcional.
Hummus
En cuanto a la textura, descubrí que si pelas los garbanzos queda bien liso, divino, como el que comemos cuando vamos a visitar a la familia de mi marido en el Líbano. Entiendo que es una tarea tediosa, así que si les da fiaca que vayan con piel y ya. Pienso que la potencia de tu procesadora también juega un rol en la textura. La mía no es gran cosa, y quizás si fuera más potente quedaría bien liso incluso con piel. Me cuentan las que tienen un avión de procesadora o la Thermomix 😉
¡Pasemos a la cocina!
Ingredientes
10 porciones

Garbanzos (cocidos) 450 g (3 tazas)

Tahini 100 g (3 cucharadas)

Limón (jugo) 1

Aceite de Oliva 45 g (4 cucharadas)

Sal

Bicarbonato de sodio (para cocinar los garbanzos)

Zaatar (opcional)
Hummus
Procedimiento
Remojar los garbanzos en agua durante 12 horas como mínimo. Colar y pelar.
Colocar los garbanzos + 3 veces su volumen en agua + gruesa sal + una pizca de bicarbonato y llevar a ebullición. Cocinar durante dos horas o hasta que estén bien blanditos y listos para convertirse en pure.
Colar los garbanzos y colocar en la procesadora. Agregar el jugo de limón, el tahini, el aceite de oliva y la sal. Mezclar durante 10 minutos o hasta que obtengan la consistencia que les guste.
Colocar en un bowl, agregar aceite de olive y za’aatar antes de servir. El hummus se come a temperatura ambiente.
Nota:
Para pelar los garbanzos, probé de dos maneras:
- A mano, luego de remojarlos. ¡Suena peor de lo que es! Una vez que le agarras la mano va rápido.
- El método Ottolenghi: después de remojar los garbanzos colocarlos en una cacerola con el bicarbonato de sodio. Recubrir los garbanzos con el bicarbonato sobre fuego medio moviendo la cacerola todo el tiempo durante 3 minutos. Agregar el agua y la sal gruesa al punto de ebullición durante 2 horas aproximadamente o hasta que estén bien blanditas. Las cascaras van flotando a la superficie y hay que ir sacándolas con una espumadera.
Note 2:
3 tazas de garbanzos crudos se convierten en 6 tazas una vez cocidos aproximadamente.
Hummus
¡Bon appétit!
Preparation Time:
Cook Time:
Total Time:
10 porciones
Calories: 231 cal
Carbohydrate: 33 g
Fat: 12 g
Protein: 12 g
Sodium: 541 mg
Sugar: 0 g

Comentarios (0)

Average Rating:
(0 ratings)

Evalúa o deja tu comentario

Name
Email
Rating
Comment (Optional)
< Volver al Blog