Malfatti

Malfatti

Malfatti, que literalmente quiere decir “mal hecho” son originarios de la región de Liguria en Italia. Antes se hacían de formas irregulares, no necesariamente en bolitas, así que la forma no es importante. Que salgan ricos y que no se desarmen, lo demás es secundario 😊
Malfatti
La primera vez que comí Malfatti fue hace mucho tiempo en lo de mi tía Cuti. Ella es la mejor cocinara. De verdad. Hace todo casero. Cuando digo todo es todo. Desde la facecia de la entrada hasta los merengues del postre. Su cocina es increíblemente rica, inspiradora y me dan ganas de cocinar. De más está decir que cada vez que voy a su casa me voy con un kilo de más seguro 😉 Gracias madrina por presentarme los Malfatti.
Anos mas tarde me acorde que existían. En realidad, fue mi amiga Sofi, que hace un par de meses paso por Paris, que me hizo acordar de este riquísimo plato. Mientras hablábamos ya me habían dado ganas de hacerlos.
Es una buena manera para hacer que la espinaca sea deliciosa y que los chicos la coman contentos si no son fan de las verduras. Y son relativamente saludables, todo depende de la cantidad de parmesano que usen para comerlos.
Malfatti
Desde que los redescubrí hace más o menos dos meses no los paro de hacer, aprovechando que es la época de espinacas. Todo el mundo los ama, ¡incluido mi bebe León! No se pueden equivocar si deciden hacerlos. Es un plato super versátil que es ideal para la cena durante la semana y también un super plato para recibir amigos. Se puede preparar con anticipación y así pueden disfrutar de sus invitados sin tener que preocuparse por la comida disfrutando del aperitivo y buena conversación.
¡Pasemos a la cocina!
Ingredientes
6 porciones

Espinacas cocidas y bien escurridas 450 g

Parmesano rallado (uno bien rico) 150 g

Ricota bien escurrida 250 g

Huevos (chicos) 2

Harina 120 g

Sal, pimienta, nuez moscada

Salsa de tomate y extra queso parmesano o crema de leche (depende de ustedes)
Malfatti
Procedimiento
Si vas a usar espinaca fresca la podés cocinar con un chorrito de aceite de oliva (con sal y pimienta) en una sartén bien caliente durante dos minutos. Colar inmediatamente. Este hay que ir haciéndolo en tandas, y repetir la operación hasta que hayas cocinado toda la espinaca. Ojo porque la espinaca se reduce enormemente cuando la cocinamos, así que quizás pienses que hay de sobra porque en volumen es muchísimo, pero al final te vas a encontrar con bastante menos de lo que pensabas.
Si usan espinaca congelada sigan las instrucciones del paquete.
Una vez cocidas colar y dejar enfriar. Ahora hay que sacar el exceso de agua (¡el paso más importante!).
Para lograr esto, colocar la espinaca en el centro de un repasador ¡limpio! Cerrarlo y ejercer presión girando las puntas del repasador como si fuera un torniquete. Van a ver que sale mucha mucha agua. Seguir retorciendo el repasador hasta que no salga más agua. (P.D: pueden ver como se hace esto en mis historias preferidas de Instagram @cookwithbelula)
Este paso es muy importante sino los malfatti van a liberar el agua durante la cocción y se van a desintegrar.
Malfatti
Cortar la espinaca bien bien chiquita, colocarla en un bol y agregar el resto de los ingredientes. Mezclar bien.
Preparar una bandeja con papel manteca. Hacer bolitas y colocar en la bandeja. El tamaño depende de ustedes, sepan que una vez cocidas se agrandan un poco. Yo las hago bastante pequeñas.
Nota: las manos se vuelven pegajosas, y la masa se pega, es normal, no se desalienten. Simplemente lávense las manos de vez en cuando y sequen bien antes de recomenzar.
En una cacerola con agua (ligeramente salada, si los malfatti están bien condimentados, diría que no hace ni falta salar el agua. hirviendo cocinar los malfatti en tandas, y no de a miles a vez. Cuando flotan a la superficie retiren usando espumadera.
A esta altura tienen 3 opciones:
  1. Dejar enfriar a temperatura ambiente y luego congelarlos (primero en una bandeja, sin que se toquen y luego cuando ya están duros los pueden pasar a una bolsita de freezer)
  2. Pueden colocar en una fuente para horno, cubrir con salsa de tomate y parmesano y gratinarlos en el horno a 180 grados.
  3. Colocarlos en una cacerola con crema de leche y parmesano y calentar sobre fuego medio.
Mi preferida es la opción número 3. Congelados o recién hechos quedan riquísimos de las dos maneras.
Malfatti
¡Que los disfruten!
Bon appétit!
Preparation Time:
Cook Time:
Total Time:
6 porciones
Calories: 290 cal
Carbohydrate: 20 g
Fat: 14 g
Protein: 21 g
Sodium: 542 mg
Sugar: 1 g

Comentarios (0)

Average Rating:
(0 ratings)

Evalúa o deja tu comentario

Name
Email
Rating
Comment (Optional)
< Volver al Blog